MUNDO EMOCIONAL: TU LUNA NATAL

MUNDO EMOCIONAL: TU LUNA NATAL

2 de enero de 2021 0 Por luna

La luna en astrología es el arquetipo del inconsciente, de todo lo que no podemos ver. Nos conecta con la parte femenina: las emociones, aquellas que hemos enviado a la parte oscura de lo que somos por no saber relacionarnos con ellas y no comprender que es lo que nos muestran.

A nivel cultural tenemos un déficit grande, respecto a las habilidades emocionales que tenemos. Estamos heredando carencias potentes respecto a cómo nos relacionamos con nuestro mundo emocional. Hacerte cargo de estas carencias, es decidir para con este déficit y permitir colaborar a una cultura y a una herencia transgeneracional que sepa vincularse a la emoción y escucharla.

¿Cómo te vinculas con las emociones? ¿Sabes dónde las sientes? ¿Sabes cómo expresarlas? ¿Sabes cómo las emociones te comunican lo que interiormente, tu alma necesita? Creemos que es complejo lidiar y conocer nuestras emociones, conectarnos a ellas, pero no es tan difícil como la creencia que hemos alimentado. Una forma de empezar a comprender nuestro mundo emocional es conociendo nuestra luna natal según la astrología.

Entra al siguiente link y busca cuál es tu luna natal antes de seguir leyendo: Revisa este Vídeo.

La luna en astrología nos muestra qué características tiene nuestro mundo emocional, como se mueve y desde ahí que necesitan para mantenerse en un flujo constante nuestras aguas internas (emociones). También tenemos pistas de cómo nos relacionamos con quienes no rodean, como se alimentan nuestros vínculos para sostenerlos en el tiempo, que buscamos en el otro. El mundo emocional es la casa de nuestro niño – niña interna y saber cómo es esta, nos permite tener parámetros para cuidar de esta parte de lo que somos.

Imagínalo así. Imagina que en tu corazón hay una habitación, con las características que quieras: puede ser una habitación cuadrada, una especie de domo, una casa en el árbol, o como creas/quieras que sea. Esa habitación es donde vive tu niño/niña interna, esa parte pura e inocente de lo que eres, esa parte esencial que no se expresa tratando de encajar, amoldándose a lo que otros dicen, sino que solo es lo que siente que tiene que ser. Imagina esa habitación y a esa versión pura de ti viviendo dentro. Tu luna en astrología habla de cómo está hecha esta casa y que necesita para mantenerse bonita, cómoda para habitarla y que alimentos deberías llevar a esa habitación para que tu niño-niña interna este feliz y en armonía. Esa habitación está llena de agua (emociones) que se mueven (o no) a partir de cuanto fluyas y espacio le das a esta parte de ti. Cada habitación (mundo emocional = Luna natal) es alimentada por un elemental y ciertas particularidades, revisa cuál es tu caso a continuación:

Lunas de Fuego (Aries, Leo, Sagitario): Estas lunas hablan de un mundo emocional que se alimenta de la alegría, la acción y la energía vivaz. Se alimentan de momentos y actividades que permitan al niño-niña interna hacer lo que su esencia les pida, sin límites para la expresión y acción. Son lunas que necesitan abrir el corazón y conectarse desde lo profundo con otros. Buscan vínculos donde se hable de alma a alma.

Lunas de Tierra (Tauro, Virgo, Capricornio): Estas lunas hablan de un mundo emocional que se alimenta emocionalmente de lo que puede encontrar en el plano físico: contacto físico, orden y compromiso. Este niño-niña interna se alimenta de caricias, abrazos, regalos, detalles,  comidas ricas, logros. Le es importante el cuidado de sus dimensiones física: dormir, comer, el vestuario y que los contextos que le rodean sean bellos y prolijos.

Lunas de Aire (Géminis, Libra, Acuario): Estas lunas hablan de un mundo emocional se alimenta desde la expresión de lo que se siente es fundamental: creatividad, palabra y autenticidad. Estas niños-niñas internas necesitan espacio para poder expresarse desde la palabra y todo su ser, tal cual son, y necesitan desde sus vínculos escuchar que son queridos y reconocidos.

Lunas de Agua (Cáncer, Escorpio, Piscis): Estas lunas hablan de un mundo emocional se alimenta de la intimidad, la sensibilidad y la intensidad. Este niño-niña interna necesita ser nutrido desde vínculos donde se permite la real intimidad desde las emociones, donde se abra paso a vivir esa intensidad de sus sentimientos, como también a expresar sus esperanzas y sueños. Necesitan mantener un contacto de lo espiritual. El arte es uno de los grandes habitantes en el mundo emocional de una luna de agua, es una forma de nutrirse.

¿Se te ocurre que puede estarle haciendo falta a esa habitación y a tu niño-niña interna?