A veces las personas creen, que por uno dedicarse a realizar terapias, esta excento de dificultades, libre de traumas y oscuridades. Y en realidad, es todo lo contrario. Yo decidí estudiar Psicología para encontrar respuestas respecto de cosas que me ocurrían, ahí encontré solo una pequeña parte de ellas, y buscando el resto de mis interrogantes fue que inicie un camino donde le fui dando más importancia al mundo espiritual, a lo invisible que es parte de nosotros y el todo.

http_lascebrassalen.comwp-contentuploads20171216-300x300Una de esas cosas invisibles que para mí toda la vida ha sido tema, es la tan llamada ansiedad. Si, esas cosas invisibles, no tienen por qué ser necesariamente “fantasmas”, “entes” o “seres de luz”, también lo son las emociones.

Como les decía, estudie Psicología, y las definiciones que ahí leí de tantos autores, nunca terminaron por llenarme, por hacerme sentido y sobre todo, nunca fueron útiles para comprender lo que me pasaba, porque surgía y como tratar esta situación.

Desde hace un tiempo me empecé a plantear vivir mi vida desde la otra vereda, validar la academia pero como un apoyo, no como la gran verdad. Y entonces, ¿de dónde sacar la verdad si no es de los libros o académicos? Empecé a sacar la verdad de mi corazón, lo que sentía, de mi intuición. Deconstrui la ansiedad en mí, y me gustaría compartirles esta visión. A lo mejor a más de alguien le puede servir, como me ha servido a mí.

Se me ocurrío escribir esto, porque estoy pasando por periodo de ansiedades fuerte, y muy sincrónicamente estaba en Facebook y uno de mis contactos publico una definición de ansiedad, que me hizo ruido y me fue imposible, no ir deconstruyendola y cuestionándola en la medida que la leía. Les dejo la definición que encontré:

“La ansiedad es un temor sin motivo. La persona que la padece vive en la dolorosa espera de un peligro impreciso e imprevisible. La ansiedad tiene como efecto en la persona que la sufre el bloqueo de la capacidad de vivir el momento presente. Se preocupa sin cesar. Habla mucho de su pasado, de lo que aprendió, vivió, o de lo que le sucedió a otro. Esta persona tiene una imaginación fértil y pasa mucho tiempo imaginando cosas que ni siquiera es probable que ocurran. Se mantiene al acecho de señales que prueben que tiene razón para preocuparse.”

Destaque de la definición algunas palabras y afirmaciones que me gustaría replantearlas:

  • “Temor sin motivo”:

En mi propio proceso comprendiendo mis ansiedades, y  en Psicoterapia, acompañando procesos de otros, me he dado cuenta de que en efecto,  la ansiedad es una emoción, pero no necesariamente es un temor. La ansiedad es una sensación de incomodidad que está dentro de nosotros. Es una energía que busca salir de alguna manera a la expresión, y desde la inconsciencia, muchas veces sale como una compulsión (una acción repetitiva que realizamos que funciona como catalizador: fumar, comer, tomar alcohol, compras sin medida, etc.. inserte aquí la suya) Es emoción sin nombre, olvidada e ignorada por falta de herramientas y consciencia para relacionarse con ella, ¿Alguien te enseño a relacionarte con tus emociones? Esa emoción sin nombre, puede ser rabia también, no solo temor.

  • la persona que la sufre el bloqueo de la capacidad de vivir el momento presente”:

No me gusta la palabra “sufre” utilizada aquí. Creo que cuando la usamos anulamos nuestro poder creativo y transformador, porque de alguna forma esta cargado de la idea, de que no es mucho lo que se puede hacer al respecto del “sufrimiento”.

“Sufre de bloqueo de la capacidad”. ¿Qué sensación les deja? A mí, la sensación de que me falta algo, que debo trabajar mucho para conseguirlo, porque ese bloqueo es complejo.

Es increíble, como las palabras pueden transformar una experiencia en algo que nos complejiza la forma de entendernos.

A mí, me gusta entender la ansiedad como una manera distraernos de lo que nos pasa, de quitar el enfoque de nuestro interior producto de no contar con las herramientas y aprendizajes para poder lidiar con las emociones que afloran. Sí, nos desconectamos de aquí y ahora y buscamos distracción para no hacernos cargo de lo que se está moviendo en nuestro interior. ¿Desde ahí entonces como lo soluciono? Aprendiendo como se mueven las emociones dentro de mi. ¿Cuáles son mis heridas de infancia, mis inseguridades, mis miedos..? Si me conozco, cada vez es más fácil ir relacionándome con el movimiento interno que se genera en mi interior para seguir creciendo y evolucionando.

  • imaginación fértil y pasa mucho tiempo imaginando cosas que ni siquiera es probable que ocurran”

Esto tiene mucha coherencia si nos planteamos al ser humano que funciona solo en la materia, donde solo existe una sola realidad física. Pero no somos solo materia… En mi experiencia desde lo transpersonal, sobre todo en el trabajo con el campo energético de personas leyendo energías, me he ido sorprendiendo fuertemente de las cosas que ocurren a nivel de multidimensiones, y ha transformado profundamente mi forma de comprender las cosas que me muestra mi cabeza. Y eso que me ha pasado en terapia, también lo he aplicado a mi misma.
Desde ahí, cuando he estado con crisis de ansiedad, he puesto atención de manera neutral al discurso en mi cabeza, a las escenas y más allá los hechos en concreto que me muestra  ese supuesto “futuro imaginario” que anda en mi mente, me he dispuesto a entender el símbolo tras lo que pasa en mi corriente de consciencia.

http_clinicadeansiedad.comwp-contentuploads201509ilustracion-Ansiedad-y-depresionA veces puede andar en tu cabeza la imagen de ese miedo por ejemplo,  a hablar en público, como otros se podrían reír de ti, las cosas que podrían decir, o el temor a equivocarte. Desde el enfoque más tradicional de la ansiedad, se plantea esto como un desanclaje del presente, como una mente que atormenta y te tortura con pensamientos… Y eso es algo que no comparto, me he escuche tantas veces tratar mal a mi mente por eso, he escuchado a tantos luchando con su mente por lo mismo… ¿Y si nuestra mente solo intenta ayudarnos con esos pensamientos? Nuestra mente a veces puede ser muy literal, y otras funciona a través de símbolos que hay que decodificar. ¿Y si tu mente, te muestra y te muestra la escena de hablar en público, porque en el fondo, tu alma anhela poder comunicar y colaborar con información al mundo?

La realidad material nos distrae. Nos falta estar más atentos, observar nuestra mente y aprender a decodificar esos mensajes que ha creado para poder comprender lo que nuestra parte más interna pulsa, de hacia dónde vamos. Me gusta visualizar que mi mente es como un Tablet, con ventanas emergentes que traen mensajes de mi alma y otros seres. Porque si, nuestro campo energético a veces se entrecruza con el de otras personas, y parte de lo que anda dando vuelta en nuestro sistema puede estar relacionado a otros (eso va para otra entrada…)

La ansiedad es la sombra de esta modernidad. Es nuestra perdida de foco interna. Es eso que está, pero no queremos ver y preferimos tapar. Es ignorancia para mi de lo que somos, y un poco de victimismo de no querer hacernos cargo de lo que nos pasa. Es una mente que vuela sin ponerle atención, y un sentir ignorado.

Necesitamos equilibrarnos para poder avanzar en templanza.
Observar nuestra mente,
Sentir nuestras emociones y cuerpo,
Sentir nuestro espíritu.

Por eso, la gran herramienta en estos tiempos, es cerrar nuestros ojos, y mirar hacia adentro.

2 thoughts on “¿Cómo entendemos la ansiedad?

  1. Good day! I could have sworn I’ve been to this blog before but after browsing through some of the post I realized it’s new to me. Nonetheless, I’m definitely glad I found it and I’ll be bookmarking and checking back frequently!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *